¿Existe relación entre el cáncer, el ambiente y la dieta?

Actualizado: 18 nov 2021

Escrito por: Karina Cedeño Pellitteri

Nutricionista Oncológica

existe relación entre el cáncer, el ambiente y la dieta
Nutricionista Oncológica

Muchas veces pensamos que el cáncer es el resultado de la genética heredada, sin embargo, estudios recientes demuestran que el factor heredable representa sólo entre un 5-10%, por lo que la mayoría, el 90%, se atribuye a factores ambientales MODIFICABLES y estilos de vida, siendo la alimentación un protagonista que representa entre 30 y 35% del riesgo respectivamente.


Ahora bien, si tú perteneces al 5-10% de la población que tiene predisposición genética, te puedo decir que ¡no todo esta perdido!, te cuento, existen genes que tienen la alteración genética con una alta probabilidad de desarrollar la enfermedad (genes de alta penetrancia) y genes que siendo heredados tienen una minoría en la probabilidad de desarrollar la enfermedad (genes de baja penetrancia) los cuales dependen principalmente de la manera en que se vive el diario y la exposición a factores ambientales; es decir, que así tengas el riesgo, puedes hacer que con tus hábitos se mantengan apagaditos estos interruptores. Ojo, recuerda que aunque no tengas ningún antecedente familiar (herencia), lo que practicas en tu día a día, puede hacerte debutar en cualquier momento un padecimiento (cáncer, diabetes, hipertensión, artrosis, etc.);


Entonces ¿existe relación entre el cáncer, el ambiente y la dieta?, la respuesta es sí, existe evidencia robusta que reporta que hay componentes de la dieta que pueden intervenir en diferentes aspectos del proceso de carcinogénesis, ¿Cómo es esto? bueno, que algunos nutrientes están implicados en la formación del cáncer; fíjate, lo que comemos puede afectar la regulación hormonal, como se asocia con el cáncer de mama, próstata o endometrio que responden a estímulos hormonales; también pueden regular los procesos del metabolismo de carcinógenos químicos (como el caso del tabaco o asbesto), intervienen en la reparación del ADN o evitan su mutación, inclusive como te explicaba en el párrafo anterior, algunos alimentos pueden modificar la funcionalidad de un gen determinado: motivo por el cuál todo lo que decides ingresar en tu boca puede convertirse en un verdadero aliado o en un monstruo de las tinieblas.


Algunos tips a la hora de comer, es tener presente que los alimentos son como un tesoro, y que prestando atención a la calidad, cantidad y tipo de preparación, puedes disminuir los estímulos, ya que estos factores influyen mucho en la activación o aplacamiento de la genética, así mismo, te recomiendo dejar en el estante del olvido a los azúcares simples (azúcar, panela-papelón, miel, postres, bollería), grasas saturadas (frituras, mantequilla, tocino), embutidos (jamón, mortadela, chorizos) y alcohol que son grandes impulsadores.

Si decides unirte al club de los saludables, y frenar los estímulos que relacionan el cáncer, ambiente y dieta, entonces será mejor que empieces por incluir una alimentación con importantes cantidades de vegetales, frutas, frutos secos, carbohidratos enteros (sin refinar) que son ricos en micronutrientes y fibra, para que así puedas disminuir un gran porcentaje del riesgo a enfermar.

4 visualizaciones0 comentarios